Home / Consejos de iluminación / Consideraciones Generales para la iluminación interior

Consideraciones Generales para la iluminación interior

Como sabéis en Años Luz Iluminación estamos empeñados en demostrar el verdadero valor de la iluminación para el resultado final de cualquier obra de interiorismo o arquitectura. Para ello, vamos a comenzar unos pequeños seriales que os sirvan de ayuda a la hora de elaborar cualquier proyecto de iluminación. Tenemos la suerte de que algunos de nuestros “Lighting designers” son a la vez profesores de iluminación en diferentes cursos y máster por lo procuraremos que los artículos sean lo más educativos y sencillos posible.
Primero queremos empezar por lo que cualquiera puede afrontar un día de estos la iluminación interior…

El objetivo de un proyecto de Iluminación es aprender a valorar todas las necesidades lumínicas de acuerdo al espacio, entorno y actividad que se realizará en él. Conocer los conceptos básicos de la Luminotecnia nos permitirá comprender la diferencia entre los distintos niveles de iluminación, qué es el deslumbramiento, la reproducción cromática y el correcto uso de las tonalidades de luz para transmitir sensaciones y la importancia del ahorro energético. Cada proyecto arquitectónico requiere una intervención específica. Una obra nueva permitirá un trabajo más amplio y mayor libertad al momento de adaptar las soluciones lumínicas a la arquitectura. Los proyectos de obras en rehabilitación o los edificios protegidos, muchas veces son un reto a la hora de proponer sistemas luminosos de última generación por la dificultad para intervenir en ellos.

Tipologías de iluminación

– Interiores: comercial, residencial, oficinas, sanitaria, educativa, decorativa, etc.

– Exteriores o urbana

– Viaria y peatonal

– Puentes y autopistas

– Arquitectónica (fachadas monumentos)

– Paisajista (jardines, fuentes, etc.)

– Rotulación Luminosa

-Iluminación dinámica ó escenográfica

 

Componer un diseño de iluminación es proponer distintos “planos de luz”. Estos planos de luz son en realidad distintos niveles de intensidad luminosa que nos permiten aportar profundidad, nos ayudan a realzar un elemento, permitir una correcta orientación en un espacio público e incluso puede generar un atractivo adicional que aumente la visita de clientes a un determinado comercio.

La clave es generar un correcto equilibrio aportando luz de mayor intensidad donde haga falta y reducirla en espacios donde se busca menor potencia.

Es muy importante conocer las características y la influencia de los materiales constructivos y gama de colores con los que está desarrollado cada proyecto. Estos serán herramientas de trabajo al funcionar proporcionando reflectancias, sombras, texturas o absorberán parte de la luz.

Las fuentes luminosas se eligen de acuerdo a su temperatura de color, emisión luminosa y rendimiento. Algunas fuentes de luz como los fluorescentes emiten luz difusa lineal y los LEDs los tenemos con emisión puntual y luz lineal (lámparas o tiras de LED).

Podemos realizar diferentes tratamientos para los mismos espacios arquitectónicos de acuerdo a lo que se desea transmitir.

Desde una iluminación indirecta cálida acorde con una discreta decoración; a una iluminación indirecta desde el suelo que remate en un haz de luz azul que transmita sensación de relajación.

Por ejemplo si utilizamos las fosas de techo, creamos un baño de luz que puede realzar la pared y su textura y dar la sensación de un espacio más amplio. En iluminación interior se utiliza generalmente temperaturas de color que van de los 2300 a 3000K, dependiendo de su aplicación. En centros de ocio o centros comerciales generalmente se utiliza desde los 3000K a los 6500K.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR